Como una buena carrera de fondo y no ha sido para menos, ya que la idea de la cooperativa, la primera semilla que se gestó, tuvo su origen hace más de un año. En ese entonces, un grupo de estos que llaman ahora “disruptivos” se imaginó una movilidad diferente en Valladolid: más saludable, más ecológica, más compartida y totalmente eléctrica.

Cuestionábamos el hecho de que las personas invirtieran una media de 3000€ al año en el mantenimiento de un coche cuando únicamente lo usaban 1-2 horas de media al día. Es decir, que un coche, uno de los pasivos económicos más generalizados, se convierte en un objeto para estar estacionado, cuando realmente la función para la que fue creado era para moverse.

Si a esto le sumamos el estrés de tráfico, los atascos y el humo gris que hace que los detectores de contaminación? Se disparen continuamente, dejando a nuestra ciudad en una penumbra gris y de aires poco respirables/saludables.

Después de la Asamblea constitucional, se fueron sumando voces, apoyos, que con su aportación económica hicieron que llegásemos a los 3.000€ necesarios para constituirnos legalmente como cooperativa. Después continuó creciendo el número de socios, siendo actualmente 74 socios y 3700€ en nuestra cuenta de Triodos.

Pero esto es sólo el principio de la historia…ahora viene la trama del libro, cuando empezamos la actividad y comienzan a circular los coches eléctricos que serán tanto tuyos como míos…Antes de que esto ocurra necesitamos trabajar un poquito más, y para ello hemos realizado unos grupos de trabajo para que las personas que quieran aportar con su tiempo y conocimiento logrando que la cooperativa comience a funcionar lo antes posible. Os contamos cuáles son los grupos de trabajo:

Aquí os dejamos un enlace para que puedas apuntarte y formar parte de la historia eléctrica de Castiilla y León.