El pasado 6 de mayo el concesionario nos escribió para darnos muy buenas noticias, ¡ya estaban disponibles los dos coches!, pero… ¿y cómo es que no trajimos hasta el día 15 de mayo?…… pues porque los inicios nunca son fáciles y siempre surgen algunos imprevistos.

Cuando el concesionario nos avisó, comenzamos a hacer una revisión del papeleo para ver si estaba todo correcto y ahí detectamos el primer problema, el seguro de los coches todavía no era firme…. pero bueno, no preocuparse, podemos ir avanzando en el resto de logística así que nos pusimos a ello y es cuando nos dimos cuenta de que estando los coches en Burgos y teniéndolos que traer a Valladolid pues habría que hablar con el concesionario para ver si nos los entregaba cargados a tope para no tener problemas, o si teníamos que hacer una parada para cargar y es cuando dijimos,….. ¡pues no tenemos las aplicaciones de recarga registradas al nombre de la cooperativa!, así que nada, nos ponemos a ello y nos registramos sin problema, pero para cargar saldo en la aplicación hace falta tener tarjeta de crédito y como te estarás imaginando….. pues efectivamente, no teníamos.

En este punto ya nos damos cuenta que el sábado 8 no vamos a poder ir a recoger los coches 🙁 y planificamos la recogida para el sábado 15.

Durante esa semana nos llega el seguro de los vehículos, iniciamos los trámites de la tarjeta bancaria, nos registramos en varias aplicaciones de puntos de recarga, el concesionario nos confirma que nos entrega los vehículos cargados y hacemos un grupo de personas (difícil porque es sábado jeje) para ir a recoger los coches.

En este momento, parece que ya está todo encaminado, pero desde el concesionario nos dicen que una de las personas que tiene que ir a recoger los coches es el presidente de la cooperativa porque tiene que firmar una serie de papeles, y justo el presidente ese sábado tiene comunión a las 12h y el concesionario abre a las 10h…. parece que la cosa se complica nuevamente. Le explicamos la situación al concesionario y nos dice que no hay problema, que puede abrirnos media hora antes para no ir tan justos de tiempo, y que el presidente puede firmar los papeles y luego le explica a las otras personas como se manejan los coches.

¡Pues parece que ya lo tenemos todo! El viernes por la mañana se queda para el sábado 15 de mayo a las 8:30h de la mañana las personas que van a ir a recoger los coches. ¡Que nervios!

Pero cuando parece que ya está todo encarrilado…, nos llama el presidente a eso de las nueve de la noche del viernes, que ha tenido un pequeño accidente con el coche y no sabe si va a poder llevarlo el sábado hasta Burgos, así que tenemos que buscar un coche de repuesto de urgencia, y aunque parezca mentira,….¡no encontramos ninguno!. Llamamos a amigos y familiares pero nada, todos van a usar el coche el sábado…, pero finalmente el presidente nos dice que el accidente ha sido pequeño y que ha hecho una reparación casera del paragolpes y que se puede usar el coche, así que ¡todo listo para ir a recoger los coches!.

Es sábado 15 de mayo, 8:30h, estamos en el punto de encuentro, nos subimos al coche y ponemos rumbo a Burgos, ¡los dos primeros coches de la cooperativa nos esperan!. Llegamos sin ningún problema la concesionario donde nos está esperando el gerente para hacer los trámites, pero antes de ello nos enseña los coches y nos hacemos la fotito de rigor. Empezamos a firmar papeles y papeles con la financiación, seguros, claves, etc y con todo firmado el presidente se vuelve para llegar a la comunión y el resto se quedan aprendiendo a manejar los coches y poderlos traer a Valladolid. ¡Todo perfecto!. A eso de las 13h se notifica por uno de los múltiples grupos de whatsapp que los coches ¡han llegado a su destino!. ¡prueba superada! ¡ya los tenemos en Valladolid!

Pero si pensabas que todo había acabado, pues no, todavía quedaba el último susto, ¡nos acababan de poner nuestra primera multa por aparcar en zona azul! ¿pero no es gratis para los coches eléctricos?. ¡pues sí!, pero nos faltaba poner la pegatina de Zero Emisiones en el parabrisas 😀 pero no pasa nada, se lo decimos a la trabajadora que nos ha puesto la multa y nos dice que no hay problema que vayamos a la máquina para quitarla y que no tiene coste, pero que para la proxima vez, pegatina al parabrisas (ya las hemos pedido).

Y bueno, ahora si que sí, damos por terminada la odisea que ha sido recoger los dos primeros coches de la cooperativa.

Tras esta historia ¿te han entrado ganas de empezar a usar el carsharing “en pruebas”? Pues desde aquí te explicamos como poder empezar a usar los dos primeros coches de la coopearativa.